El piso de María José

María José quiere reformar su piso. O no. Le gusta como está. Pero no. Quiere aprovechar todo lo que hay. Pero de algo se tendrá que deshacer… O no.

El piso de María José es muy grande, pero tiene un terrible pasillo, que bloquea la luz natural, y dificulta las circulaciones. Además la posición actual de los cuartos húmedos,y en consecuencia de las conexiones a saneamiento, está en el punto más lejano de la puerta de entrada a la vivienda.

El resultado es una vivienda caótica en cuanto a sus usos, en la que salas, salitas y salones, se entremezclan con dormitorios, para acabar en un comedor oscuro en mitad de un pasillo que se ensancha.

Estado actual:

El objetivo: ajustándonos al presupuesto de la propietaria y también a su indecisión, planteamos una reforma limitada, pero que sí logre ordenar el uso de la vivienda, y abrir a la luz natural los espacios comunes. Queremos acortar la sensación de pasillo, y conseguir que el piso se vea tan amplio como en realidad es.

Plantas de estado actual y estado reformado:

Nuestra estrategia: 

  • Dejar la zona de entrada como zona de noche, concentrando en esa parte todos los dormitorios.
  • Agrupar la zona de día en una banda continua al fondo, de tal forma que la luz pasa de una fachada a otra, eliminando puertas innecesarias, y planteando el uso de mamparas de cristal.
  • A María José le encanta la estantería del salón actual. No nos sorprende: es estupenda. Podemos llevarla a nuestro nuevo salón.

Estado reformado: